SALENTO, EL MUNICIPIO QUINDIANO QUE MAGNIFICA LA BELLEZA DEL PAISAJE CULTURAL CAFETERO

Salento según la historia fue fundado el 5 de enero de 1842 y según cuentan los ancestros, el 5 enero de 1830 pasó el libertador Simón Bolívar por estas tierras, pasando por el histórico camino nacional y pernoctando en la posada “Nueva Granada.

Si en algún municipio del llamado Eje Cafetero se evidencian los vestigios de la historia arriera y colonizadora de la región, se respira un aire puro proveniente de la incomparable riqueza natural y se magnifica en toda la extensión de la palabra la belleza del paisaje cultural cafetero, es en Salento en el departamento del Quindío.

Una pequeña localidad empotrada en las montañas andinas, conocida como el padre del Quindío por ser el municipio más antiguo de este departamento, y que más allá de su importancia histórica se ha convertido en la cuna del árbol nacional del país, “La Palma de Cera”.

Caminar por las calles de Salento es tener un encuentro directo con la historia, pues la arquitectura de su plaza y las pintorescas casas antiguas en bahareque y en tapias de barro, con grandes ventanas y puertas en madera, y un alegre colorido, invitan al turista a pasear y visitar la amplia oferta artesanal y gastronómica de la población.

Salento es sin duda un importante centro cultural y turístico del país, donde los visitantes de todo el mundo que diariamente transitan sus calles, se regocijan de sus hermosos paisajes y de todo un poema de colonización con olor y sabor a café.

Pero indiscutiblemente, su gente, sus moradores, son el capital más importante con el que cuenta esta localidad quindiana, pues su amabilidad y gentileza, con su arte callejero y cálidas costumbres, acogen con su cultura arriera y cafetera a propios y extraños.

Si bien es cierto que todo el departamento del Quindío desde hace más de tres décadas le apostó al turismo como una de las principales industrias y fuente de ingresos, no se puede desconocer que Salento representa todo lo que en buenas prácticas de turismo deben seguir las regiones del país.

La actividad turística en Salento inició en forma en los años ochenta con la promoción del mismo y del departamento a través de la iniciativa “Somos Café y mucho más”.

De aquí en adelante su historia económica cambió, pues los visitantes se volcaron hacia uno de los municipios más hermosos del país, y catalogado como una de las joyas de la región.

El terremoto del 25 de enero de 1999 ocasionó daños en algunas viviendas, y su infraestructura física se vio fracturada por la fuerza de la naturaleza, más no la entereza y la fe de su gente, que permaneció intacta.

Sin embargo, el municipio supo aprovechar la adversidad para convertirla en fortaleza, y a través de los esquemas de reconstrucción trazados por el gobierno nacional supo aprovechar sus beneficios, para reconstruir el pueblo.

Este desarrollo económico se vio invadido en su momento por miles de turistas, voluntarios y visitantes de todas las regiones y de todas las nacionalidades, que vinieron a la región a brindar ayuda en la tragedia.

Hoy Salento se erige en el concierto nacional, y en el recuerdo de los miles de turistas de todo el mundo que han recorrido sus calles, como uno de los lugares más turísticos de Colombia y uno de los pueblos más lindos del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *