MEDELLÍN, LA CIUDAD DE LA ETERNA PRIMAVERA EN COLOMBIA

En medio la aventura por Medellín, no se puede quedar por fuera el recorrido por el Cerro Nutibara y Pueblito Paisa, mágica exposición de la cultura paisa, además de Parques como el Explora, Lleras, Arvi, sitios como El Jardín Botánico y el zoológico, entre muchos otros lugares, que tienen numerosas historias por contar y caras nuevas por conocer, convirtiendo este destino en toda una experiencia de primavera.

Pisar territorio colombiano y no visitar Medellín, es privarse de conocer la llamada ciudad de la eterna primavera, que año tras año es protagonista con la realización de la Feria de la Flores, evento de renombre nacional e internacional que se roba la portada de las revistas turísticas con la belleza e imponencia de sus tradicionales silleteros. Medellín, la capital de Antioquia, debe ser una parada obligada al llegar a Colombia, al ser una muestra viva de belleza paisajística, de la cultura paisa y del empuje representado en sus habitantes, los cuales son la segunda población más amplia del país con más de 2 millones 500 mil personas. El Valle de Aburrá como también se conoce Medellín, tiene una nutrida y seductora oferta diaria para propios y visitantes, que atrapa de día y de noche, porque hay de todo y para todos en cultura, paisaje, rumba y gastronomía, porque eso sí, nadie puede privarse de probar la bandeja paisa; plato típico que enamora el paladar de quienes la prueban. Y es que la belleza de Medellín y la calidez de su gente no es sólo cuestión de percepción entre las personas, ya que no gratuitamente en la más reciente encuesta sobre el estado global de las Ciudades Inteligentes de Indra Sistemas, se catalogó a la capital de Antioquia como una de las mejores ciudades de América del Sur para vivir, compartiendo el primer lugar con Santiago de Chile, Barcelona y Lisboa en Europa, tema que se corrobora a través de las voces de los visitantes y su extraordinario clima templado, que le da el toque de eterna primavera. La riqueza artística y cultural de Medellín habla por sí sola a través de la Plaza Botero, parque ícono de la ciudad y de reconocimiento mundial, que alberga 23 monumentales esculturas donadas por el artista colombiano Fernando Botero a la ciudad que lo vio nacer en el año 1932 y que se hizo famoso por mostrar en cerca de 30 países una representación del estilo figurativo con obras que en la mayoría de las ocasiones son de personas u objetos con aspecto robusto y más grueso de lo habitual. Si de conocer el Valle de Aburrá se trata, hay toda una oferta de transporte que lo facilita, convirtiendo en toda una aventura los recorridos que pueden ser por aire y tierra, dependiendo de la preferencia de los visitantes, quienes pueden elegir entre Metro, tranvía, cable aéreo o buses tradicionales, para recorrer, apreciar y fotografiar la ciudad, un destino que vale la pena visitar, oferta a la que se suman sus dos aeropuertos, uno de ellos de carácter internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *