EN JUNIO, TODOS LOS CAMINOS DEL MUNDO CONDUCEN A RUSIA

Faltando escasos meses para que arranque oficialmente la Copa Mundial de Fútbol, que se desarrollará en su vigésima primera edición en Rusia, ya los espectadores se encuentran contando los días para sacar a relucir en todo su furor la fiebre futbolera que no sabe de fronteras, ni de idiomas, y que se vive con total emoción en todos los países. 

El Mundial de Fútbol que se desarrollará entre el 14 de junio y el 15 de julio de 2018 se realiza por primera vez en toda su historia en un país de Europa Oriental; se trata de Rusia, nación que tendrá un evento sin precedentes y que se viene planificando desde hace años, cuando se supo que ésta sería la casa del futbol mundial para este año, lo que permitió realizar todas las adecuaciones necesarias para brindar un gran espectáculo en cada uno de los encuentros futbolísticos.

La distancia entre Rusia y muchos países no será impedimento para vivir el mundial de fútbol este año, ya que las personas a su modo se las han ingeniado para hacerlo. Algunos desde hace años prepararon el viaje y desde ya tienen lista la maleta con la camiseta de su selección, saben en qué hotel se van a quedar, a qué partidos asistirán y hasta han practicado algunas palabras en ruso para no quedarse atrás con el país que los recibirá por espacio de un mes.

Otras personas de todo el mundo tienen claro que no podrán viajar hasta el país sede del mundial en el 2018, pero tienen todo fríamente calculado para no perderse ni un instante de esta copa, que cada año pone a vibrar el corazón de los hinchas de fútbol, deporte que por excelencia congrega familias, acerca a los amigos y pone a flor de piel todo tipo de emociones que a veces son de alegría y otras de tristeza, pero que en general capturan la atención del

mundo por 30 días, por eso saben que el principal aliado para no privarse ni de un solo detalle será el televisor.

Y es que la fiebre del fútbol no conoce de sexo, edades, ni razas, ya que desde el más pequeño hasta el más adulto de la casa vive a su modo cada mundial, mujeres y hombres preparan las prendas y accesorios insignia de su selección para lucirlas con orgullo en medio de los encuentros deportivos, y ni qué decir de sector comercio en cada país, que ve en mundial una oportunidad de comercialización mayor a la registrada durante todo el año.

A partir del 14 de junio, se vivirán en Rusia 64 partidos que se jugarán en 11 estadios: Rostov del Don, San Petersburgo, Samara, Saransk, Sochi, Ekaterimburgo, Kaliningrado, Kazán, Moscú, Nizhni Nóvgorod y Volgogrado, los cuales ya están totalmente adecuados y remodelados para recibir a propios y visitantes, quienes pondrán las tribunas a vibrar con la pretensión de que a través de un tiro de esquina, tiro libre, o un pase, gane un equipo específico.

Zabivaka o “pequeño goleador” será la mascota oficial de la Copa Mundial de la FIFA 2018, un lobo bien particular que fue seleccionado por el mismo público ruso, obteniendo el 53% de las votaciones, personaje que acompañará todas las trasmisiones futbolísticas en medio de la emoción propia de los estadios y a través de millones de televisores y radios de todo el mundo, donde desde ya se cuentan los días para que ruede el balón en Rusia.

DE PASEO POR DENVER

De vacaciones en Estados Unidos, un buen plan es una parada en el condado de Denver, capital de Colorado y la ciudad más extensa de este Estado del país americano, en donde habrá oportunidad de encontrarse con una mezcla de historia, arte y el legado arquitectónico del siglo XIX. Para quienes son amantes de los atardeceres y los planes desligados de lo tradicional, la buena noticia es que Denver tiene una ubicación estratégica, situada justo en el valle del río Platte Sur en High Plains, al este de la Cordillera Front en las Montañas Rocosas, siendo esta ciudad junto a Aurora y Boulder, una de metropolitanas más pobladas de Estados Unidos, con cerca de tres millones y medio de habitantes.

Mile-High City, o ciudad a una milla de altura, como también se conoce Denver, tiene su explicación en que se encuentra situada justo a una milla sobre el nivel del mar, pudiéndose recrear allí escenas de la época del viejo Oeste, además de ofrecer una muestra arquitectónica como la Plaza Larimer, la cual tiene edificaciones propias del siglo XIX. En el recorrido por las calles de la ciudad de milla de altura, también será atractivo conocer la famosa mansión de Molly Brown, una de los 710 sobrevivientes del naufragio de Titanic el 14 de abril de 1912 y de paso, los turistas podrán conocer el Museo de Arte de Denver, lleno de una completa colección de obras indígenas.

Para los amantes de la nieve y de los deportes extremos, un buen dato es que este condado es un punto de partida para conocer los complejos de esquí que están situados en las Montañas Rocosas de Colorado, en donde hay hermosas construcciones arquitectónicas que simulan una villa alpina, desde donde se registran los más fascinantes álbumes fotográficos de recuerdos en este destino. CIEN TIPOS DE CERVEZA Y seguramente este dato resultará decisivo a la hora de elegir este destino turístico, Denver se ha convertido a lo largo de los años en un condado popular por la variedad de cerveza que produce, alcanzando la producción diaria de 100 tipos diferentes de estas bebida, que resulta mágica y necesaria para la vida de muchas personas.

MillerCoors, tiene una gran fábrica de cerveza con renombre internacional, ubicada justo en Denver, la cual como atractivo turístico, le ofrece a los visitantes recorridos por sus instalaciones para conocer todo el proceso productivo de esta bebida amada en todos los rincones del planeta, y lo mejor, si eres mayor de 21 años, al final del tour podrá degustar una bebida fría, teniendo a través del paladar y el sentido de gusto la oportunidad de descifrar por qué Dénver también es conocida como el Valle Napa de la Cerveza. El recorrido por esta ciudad norteamericana puede ser culminado con broche de oro con la visita a los múltiples parques y áreas verdes, lugares que pueden ser conocidos a pie o a través de los 1.400 kilómetros de ciclo rutas, y no deje de visitar el City Park y Zoológico, Jardines Botánicos, Elitch Garden Theme & Waterpark, parque temático, atractivos que le servirán para corroboran que Dénver es un destino de altura.

CURAÇAO, PARAÍSO CARIBEÑO

La promesa de este destino del Caribe es también mostrar un fiel reflejo del pasado colonial a través del mercado flotante, La sinagoga Mikve Israel-Emanuel, la más antigua del continente americano, el parque Wihelmina, el fuerte de Amsterdam y el palacio del Gobernador, lugares mágicos que de paso dejarán extasiados a quienes los recorran, porque se encontrarán con las delicias de la cocina española, holandesa, africana y hasta asiática, platos preparados para consentir los paladares de todo el mundo.

Las mejores playas 

Cualquiera que sea la playa elegida para visitar en Curaçao será una excelente opción, ya sea Porto Marie, Cas Abou, Mambo Beach, Kalki, Blue Bay Beach, todas con una gran oferta para satisfacer todos los deseos vacacionales que pueden ir desde practicar deportes acuáticos, hasta susurrar un poema a la pareja mientras se aprecia el impactante atardecer, después de haber nadado con delfines o darle de comer a los tiburones.

La experiencia en este destino Patrimonio Mundial no puede esperar, sólo es cuestión de alistar la mochila con dinero para cambiar por el Florín Antillano Neerlandés, alistar unos diccionarios y traductores de los idiomas holandés, inglés o Papiamento y aventurarse al disfrute máximo de este paraíso caribeño.

Si al hablar de un destino turístico le describen una isla con aguas de azul intenso y arena blanca, riqueza natural marina con extensos arrecifes, clima fascinante y casas de colores, no lo piense mucho, se trata de Curaçao, una isla paradisíaca enclavada en las Antillas Menores, al sur del mar Caribe.

Tal es la riqueza turística y paisajística de esta isla neerlandesa del Caribe, que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura – UNESCO, incluyó a Willemstad, capital de Curaçao, en el listado de lugares catalogados como Patrimonio Mundial, lo que definitivamente no deja ni el más ligero margen de duda, de que este destino se debe visitar por lo menos una vez en la vida, con lo cual se tienta al espíritu turístico a regresar una y otra vez.

Si con sólo hablar de la belleza del mar y del paisaje, los turistas ya están atraídos por el destino, quedarán fascinados al conocer la magia artística que a través de la música Curaçao entrega a sus visitantes, quienes pueden apreciar múltiples danzas africanas en los lugares insignia de la isla.

Música y danza 

Los principales estilos musicales y de danza giran en torno al Tambú, Seú, Tumba y Canciones de Trabajo, los cuales mezclan giros de cadera, pasos de danza llenos de gracia, movimientos de carnaval y hasta cánticos africanos en honor al trabajo, lo que permite predecir un espectáculo memorable que cualquier turista recordará en su mente.

En Curaçao, la hermosura del paisaje se dibuja con las múltiples tonalidades del azul del mar y se termina de teñir con la hospitalidad de sus habitantes, quienes no superan las 150 mil personas, distribuidas entre los barrios Punda y Otrobanda, conectados a su vez por el puente de la Reina Emma que atraviesa la Bahía de Santa Ana, lugares que prometen imágenes únicas que no podrán salir de la retina de sus visitantes.

ANGUILLA, UN PARAÍSO ABIERTO AL TURISMO COLOMBIANO

La isla de Anguilla, territorio británico de ultramar, se encuentra a 20 minutos en ferry y a menos de 10 minutos por vía aérea desde St. Maarten. Desde el año pasado, además, los viajeros colombianos que posean visa de Estados Unidos podrán ingresar sin necesidad de visado especial.

El Ministerio de Asuntos Interiores de la isla de Anguilla anunció en 2017 cambios importantes en su política de inmigración, los cuales tienen por objeto alentar el turismo hacia Anguilla y facilitar la entrada sin comprometer la seguridad fronteriza. De esta manera, las personas de países que requerían un visado de visitante para ingresar a la isla ya no necesitarán la misma en caso de poseer un visado válido o permiso de residencia de los Estados Unidos, Canadá o el Reino Unido. Al entrar en Anguilla, estas personas podrán permanecer por un período de hasta tres meses. La isla cuenta con 33 playas de arena blanca y aguas cristalinas repartidas en 19 kilómetros. Son ideales para navegar, bucear, practicar deportes acuáticos como windsurf o para relajarse al sol disfrutando del romántico paisaje. Una de las más destacadas es Shoal Bay, reconocida internacionalmente como una de las mejores playas del Caribe. La hotelería es variada, con famosas propiedades de lujo donde la entrada de las habitaciones queda a pocos pasos del mar, hoteles moderados que en general suelen ser atendidos por sus dueños y villas con todo tipo de servicios. La isla posee cerca de 1.200 cuartos disponibles para los visitantes. Existe una gran variedad de actividades para realizar en la isla y es posible visitar desde lugares históricos hasta galerías de arte y museos. Durante el día, los turistas aprovechan los deportes acuáticos o bien descansan al sol y contemplan los bellos paisajes. Por la noche, disfrutan de ritmos caribeños como el calipso, el reggae y el jazz en Sandy Ground.

Si las playas son la característica más envidiable de Anguilla, la gastronomía está en segundo lugar. Los restaurantes de la isla ofrecen a los viajeros más exigentes sofisticación internacional y una cocina creativa que combina sabores locales frescos de la tierra y del mar con manjares importados. Puede disfrutar de un maravilloso stewed goat (guisado de cabra), de carne suave y suculenta, considerado una de las delicias de Anguilla. El Steamed red snapper, por otro lado, es una sabrosa anchoa fresca acompañada de hongos, uno de los platos más solicitados. Si bien se acostumbra decir que los franceses son quienes hacen las mejores recetas con pollo, en Anguilla sin dudas quedará maravillado. Uno de sus restaurantes presenta un platillo de pechuga de pollo relleno con langosta, salsa de crustáceos y puré de zanahorias. Las barbacoas y la comida callejera, especialmente los fines de semana, también son muy típicos en la isla. Costillas, pollo o pescado a la brasa y sopa de maíz son parte de la vida local y valen compartir. Con el nivel de excelencia de la isla, las comidas serán siempre un placer. Además de las artes culinarias, los amantes del vino se impresionan con las selecciones de las bodegas locales. Para mayor información, www.ivisitanguilla.com